Historia

Durante la época musulmana, Albarracín se habría identificado en mayor o menor medida con las regiones de la Marca Media de la meseta sur y con levante. En este tiempo, Albarracín permanece en manos musulmanas hasta 1166, fecha aproximada en que Muhammad Ben Mardanis, el llamado Rey Lobo de Murcia, cede a don Pedro Ruiz de Azagra el señorío de Santa María de Albarracín.

En el caso de Albarracín, no cabe duda que el hecho de su independencia estuvo motivado por un constante juego diplomático desarrollado desde tiempos de Pedro Ruiz de Azagra consistente en sucesivos pactos con Castilla y Aragón, sin embargo, la independencia de Albarracín estaba reforzada por la existencia de unos apoyos que venían dados por la monarquía navarra por un lado y una inmediata acomodación de un obispado sufragáneo de la provincia eclesiástica de Toledo al Señorío de Albarracín.

Por lo que respecta a la Comunidad de aldeas de Albarracín, si bien cabe la posibilidad de que pudiera haber existido ya en 1257, esta institución se considera una fundación de Pedro III a raíz de la conquista aragonesa de Albarracín de 1284.