Ubicación y límites

El Señorío o Condado de Molina es un territorio histórico que por tratarse de uno de los espacios más deprimidos de la Península Ibérica y por su adscripción a la provincia de Guadalajara desde el siglo XIX, su identidad, en los últimos tiempos, apenas ha ido más allá de una mera consideración geográfica dentro y fuera de sus propias fronteras.

No obstante, como se ha puesto de manifiesto repetidas veces, su peculiaridad política resulta como mínimo curiosa por su particular historia, funcionando como enclave entre Castilla y Aragón, por el mantenimiento de unas instituciones autónomas desde tiempo inmemorial, por ser el rey de España señor de Molina y por haberse reconocido en la actualidad por el Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha su potencial autogobierno dentro de la nueva Comunidad Autónoma (Tit.III, art. 29.2c).

El Señorío de Molina lo componen 80 núcleos de población agrupados en cuatro sexmas tituladas del Campo, de la Sierra, del Sabinar y del Pedregal, más la ciudad capital del territorio, Molina de Aragón que, como cabeza del Señorío, no queda integrada en ningúna de las sexmas debido a su no pertenencia a la Común de las aldeas o Comunidad de la Tierra y a su condición histórica de supremacía jerárquica por fuero sobre el resto de las poblaciones del territorio.

El Señorío de Molina se sitúa en un área de transición, a caballo entre una y otra meseta, el valle del Ebro y las sierras prelitorales de la Cordillera Ibérica, poseyendo unos límites naturales bastante bien definidos.

El río Tajo, al suroeste, separa el territorio de Molina de la antigua Tierra de Cuenca, aunque en la actualidad algunos de los pueblos del otro lado de este límite se encuentran dentro de la provincia de Guadalajara.

Al noroeste el Señorío limita con el antiguo Ducado de Medinaceli, sirviendo el río Mesa en buena parte de esta linde como límite natural.

Por el sureste el Señorío limita con la Comunidad de Albarracín, siendo una de las fronteras más difusas, aunque predomina el criterio de las vertientes, siendo de Albarracín los pueblos de la vertiente mediterránea (excepto Orihuela, que vierte al Tajo y es de dicha comunidad) y del Señorío los pueblos de la vertiente atlántica.

Por el este sirve de límite Sierra Menera, que separa el Señorío de la antigua Comunidad de Daroca, hoy dividida en dos comarcas administrativas: Jiloca y Campo de Daroca.

Por fin, el noroeste del Señorío limita con la Comarca de Calatayud, estando también muy poco definidas las fronteras naturales, ya que buena parte de este sector vierte sus aguas al Ebro, aunque desde el siglo XIII, e incluso antes, las aldeas no debieron de tener problemas de adscripción a una u otra parte.