las cofradias de alustante
felipe tercero y león
la veneración al lignum crucis
el santo cristo de alustante
los milagros del santo cristo
tipos de cofrades
festividades y procesiones
oficiales y elecciones
la cofradia en la actualidad

Inicio

felipe tercero y león

En 1580 se produce una gravísima epidemia de peste que genera en Alustante una gran mortandad. En ese año muere también el cura Alfonso Martínez que es sustituido por el clérigo de Cubillejo de la Sierra (sexma del Campo) Felipe Tercero y León, el cual se convertirá en uno de los personajes más apasionantes y apasionados del Siglo de Oro molinés, considerándose un personaje clave para entender las manifestaciones de la Contrarreforma en este territorio.

Efectivamente, recientemente se ha publicado un interesante trabajo sobre Cubillejo en el que Juan Antonio Marco Martínez, analiza la figura de este personaje a la luz de su voluminoso testamento (Marco Martínez, J.A., [et al...], Cubillejo de la Sierra: historia, arte y sociedad, Aache, Guadalajara, 2002, pp. 99 y ss.).

Felipe Tercero procede de una rama de la familia de los Ponce de León, asentada en Cubillejo al menos desde principios del siglo XVI, donde poseían casa solariega, un torreón y abundantes propiedades. En tanto que nobles, los Ponce de León pertenecían a la clase de los no pecheros (no tributarios), distanciándose así de la clase pechera aldeana que poblaba mayoritariamente la Tierra de Molina.

Nuestro personaje es un cura muy cultivado, posiblemente formado en la Universidad de Sigüenza, y al tiempo lleno de inquietudes científicas como la cosmografía, la astronomía, el arte o incluso la medicina.

Así, es impulsor de obras como el retablo de la iglesia de la Asunción o la ermita de San Roque; se considera descubridor de una fuente en el pinar, no lejos de Cirujeda, cuyas aguas tenían –según él- efectos curativos (posiblemente se trate de la todavía denominada Fuente del Cura); y en su testamento dispone que “los globos que yo de mi mano tengo hechos, el de geografía, para medir por el suelo esta redondez del mundo, agua y tierra, y la distancia de unas Provincias y ciudades a otras, y saberlo por ciencia, sin pisarlo, y el de cosmografía, para medir la distancia de los Astros y saber su sitio y naturaleza, y la Esfera material, que también yo he hecho, para conocer el movimiento de los cielos y Planetas, y la oposición de ellos, los eclipses y signos donde va el Sol cada un mes, quiero que se pongan en lo alto de mi capilla”.

Dicha capilla, dedicada a la Trinidad, que aún se encuentra en la iglesia de Cubillejo, se halla llena de símbolos y cifras a las que se alude en la siguiente inscripción: “Enigmas, Cifras y Nombres. Son de Dios estos que ves. Sin licencia suya no curas. Entenderlas que no pues. A. 1608”.