las cofradias de alustante
felipe tercero y león
la veneración al lignum crucis
el santo cristo de alustante
los milagros del santo cristo
tipos de cofrades
festividades y procesiones
oficiales y elecciones
la cofradia en la actualidad

Inicio

la veneración al lignum crucis

En el testamento de Felipe Tercero y León aparece mencionada la existencia de un Lignum Crucis, esto es, una de las supuestas reliquias de la Cruz en la que murió Jesucristo, la cual debió de permanecer muy posiblemente en Alustante durante el periodo de curato de dicho clérigo (1580-1622).

La noticia de la existencia de esta preciada reliquia, viene a aclarar los orígenes de la cofradía de la Vera Cruz de Alustante, nombre original de la cofradía del Santo Cristo, la cual es fundada en 1587, año en que también recibe indulgencias la cofradía de Cubillejo de la Sierra del mismo nombre fundada, al parecer, en 1561 (Marco Martínez, J.A., obra citada, pp. 116 y ss.).

Dicha reliquia posee una historia documentada por Felipe Tercero y León, el cual declara que es “legítima y verdadera, por razón que Doña María de Austria, Emperatriz de los Romanos, hermana de Don Phelipe Segundo, Rey de las Españas etc., con autoridad Apostólica que para ello tenía, saco de las partes de Alemania, de un monasterio de frayles Agustinos, un pedaço de Lignum Crucis... y en gran merced lo dio para traer a España a mi tío Martín Iñiguez Cortes, su guarda joyas... aviendome dado a mi la mitad dello”.

Así debió de surgir un culto en estos pueblos a la Vera Cruz, culto por lo demás muy extendido, no sólo por la diócesis de Sigüenza, a la que pertenecen los pueblos del Señorío, sino por toda Castilla y algunos puntos de la Corona de Aragón.

No obstante, hay que tener en cuenta la doble advocación que poseen las cofradías de Cubillejo y Alustante: por un lado la de la Vera Cruz, que se materializa en la devoción a un Crucifijo, de ahí que ambas acaben llamándose cofradías del Crucifijo popularmente, tal vez por tratarse de una devoción más tangible, menos abstracta; por otra, la de la Sangre de Cristo, de donde se habría heredado tanto la túnica negra de las cofradías dedicadas únicamente a dicha advocación, muy extendida en la Corona de Aragón, como la laceración en público, como la función de enterradores que poseen sus miembros.