Actualmente la Casa Lugar es el resultado de un conjunto de obras que durante siglos ha sufrido el edificio. Todavía quedan por resolver algunas cuestiones arquitectónicas que dotarán al edificio de un nuevo aspecto, como la escalera de acceso desde la lonja a la sala de sesiones, o el descubrimiento de las fachadas de la crujía trasera, donde provisionalmente se han instalado la secretaría, alcaldía y guardería. No obstante, poco a poco se ha ido recreando en la medida de lo posible el aspecto más próximo a lo que en tiempos debió de ser el edificio, acomodando los espacios a las necesidades actuales.

clic para ampliar

El edificio está construido con piedra de mampostería caliza, y recercados de vanos y esquineras de piedra arenisca rodena. Originalmente la mampostería era muy menuda por lo que se encontraba revocada con mortero de cal. Hay que señalar que en buena parte el estado ruinoso en el que se encontraba el edificio se debió a la escasa calidad de los materiales, especialmente de la mampostería original. También existían graves problemas estructurales pues los cimientos eran muy someros y causaron el acusado desplome que fue sufriendo el edificio poco a poco.

El edificio consta de dos crujías que llamaremos sur y norte. En la crujía sur se encuentra la fachada principal, en la que se muestran dos arcos rebajados de piedra rodena separados por un paño de muro en el que se luce una cruz de calvario, único emblema que presentaba originalmente el edificio y que estuvo oculto mucho tiempo bajo la torre del reloj. Tanto la morfología de los arcos como la original disposición de los mismos separados por un muro, y no unidos por una columna o pilar central, confieren al edificio un aspecto arcaizante. A través de los arcos se accede a la lonja, en la cual, en la pared de enfrente, se encuentran dos portadas adinteladas casi gemelas de piedra rodena. En la lonja por el momento se ha construido un poyo corrido, y se ha tratado de recrear el cielo de revoltones, aunque ya con materiales de hormigón posteriormente revestidos de madera y yeso.

La planta de arriba de la crujía sur estuvo ocupada íntegramente por la sala capitular, la cual poseía una mínima decoración de revoco, con algunos entramados basados en pilares dotados de zapatas embebidos en los muros. En la actualidad la planta alta se encuentra en obras, y en ella previsiblemente se volverá a ubicar el salón de plenos. Antiguamente se accedía a ella clic para ampliar por una de las dos portadas del interior de la lonja que daba a una caja de escaleras ubicada en la crujía norte. La puerta de la sala capitular quedaba en el centro del muro norte de la misma.

Como iluminación de dicha sala se abrían al mediodía, sobre los arcos, dos ventanas cuadradas con recercados rodenos, y alfeizar moldurado sustentado por sillares. Estas ventanas aparecen íntegras en fotografías de los años 1950, sin embargo, la apertura de un balcón en la parte de poniente, y la remodelación de vanos en la parte de saliente en años sucesivos acabaron haciéndolas desaparecer. En la reciente obra se ha optado por dejar dos balcones que dan a una galería corrida. Hay que decir que los recercados de dichos balcones están fabricados con los restos de las piedras del antiguo pilón de la fuente de la Plaza.

La fachada se remata por la torreta del reloj, cuya disposición y molduras están inspiradas en el reloj anterior de hormigón que databa de 1925, si bien ahora se ha optado por reconstruirlo con piedra rodena. La crujía norte está ocupada actualmente por la farmacia y un almacén municipal en su planta baja, mientras que en la planta alta se encuentran las mencionadas dependencias de secretaría, alcaldía y guardería. En épocas anteriores la planta baja estaba ocupada la carnicería del concejo, un almacén para pesos y medidas y un calabozo, mientras que la alta tuvo varias funciones: pósito de grano hasta mediados del siglo XVIII y escuela y vivienda de maestros hasta 1968.