El camino de Molina, por ser un atajo desde Valencia a Burgos, pudo ser también un camino a Santiago.

Se trató, efectivamente, de una casa “destinada para el albergue y refugio de los pobres, peregrinos y pasageros”, tal como señala el Libro del Hospital conservado en el Archivo Parroquial de Alustante.

hospital de san martin

Documentado por primera vez en 1546, aunque posiblemente fuese anterior, se sabe que este Hospital tenía una dependencia mixta de parroquia y concejo, y que cada año se nombraba un mayordomo del establecimiento benéfico.

También existía un hospitalero u hospitalera, según las épocas que proporcionaba mantas, comida y cuidados a los transeuntes. Se encontraba al pie de la torre parroquial y a orillas del camino, y si bien sus instalaciones debían ser mínimas (apenas dos camas, dos cocinas, una estancia principal y unos aposentos superiores), en él se alojaban los transeúntes y peregrinos que pasaban por el lugar.

En 1879 se acuerda por parte del Ayuntamiento hacer del “edificio hundido” del Hospital un corral para recoger las caballerías y cerdos perdidos, y más tarde se enajenó de los bienes municipales.

El edificio se mantuvo en pie hasta la década de los años 1970.