ubicación
geología
historia
arte
urbanismo
fiesta

volver a alustante.




arte

La iglesia parroquial de Motos fue la única del Señorío de Molina dependiente de otra diócesis, en este caso de la de Santa María de Albarracín. Con anterioridad a la iglesia actual, se sabe que la eiglesiarmita dedicada a los Santos Fabián y Sebastián, fue la iglesia parroquial del pueblo. Todavía en su emplazamiento se conserva el topónimo de La Abadía, ya que en la Edad Media los curas párrocos eran denominados abades en determinadas partes, como debió de ocurrir también en las zonas de Molina y Albarracín. (En un documento de 1241 citado por Núñez, al cura de Milmarcos también se le llamaba abad).


Además, este templo sirvió de medianedo o lugar de juntas en los acuerdos que tomaban los representantes de los territorios de Molina y Albarracín. Así, el sábado 6 de enero de 1366, ante un conflicto de índole comercial, se reúnen ciertos caballeros, escuderos y hombres buenos de la ciudad de Santa María de Albarracín y de la villa de Molina “en la yglesia de Santa María, que es llamada los Santos de Motos (…) e personalmet presentes fuésemos en aquel logar do las yuntas se farán e se librarán los dichos pleitos e querellas”.

Aunque modificado en diversas ocasiones, conserva las mínimas dimensiones necesarias para acoger a aquella pequeña comunidad parroquial. Está construida en piedra caliza gris, en una sola nave con cubierta de madera a par-hilera, a la que se accede por sencilla portada de medio punto al mediodía y cuenta con una pequeña tronera a los pies del templo. Poseía un hermoso retablo renacentista de principios del siglo XVI, quizá de la escuela del maestro de Rueda de la Sierra, hoy restaurado y conservado en el Museo Diocesano de Sigüenza.

Sin duda, la relajación de la frontera con la unión dinástica de Castilla y Aragón desde fines del siglo XV y la erradicación del bandolerismo a principios de la centuria siguiente, hizo que el asentamiento de Motos bajase del cerro al llano, donde se construye la nueva iglesia parroquial.

Está dedicada a la Cátedra de San Pedro Apóstol y es del siglo XVI. Se trata de un edificio tardogótico de una sola nave dispuesta en tres cuerpos cubiertos con bóveda de crucería y coro. No se conservan en el Archivo Parroquial documentos que hagan referencia a la construcción de la iglesia, pero, a finales del siglo XVI la iglesia está terminada, e incluso en 1596 la torre ya tiene colocadas dos campanas, y existe un altar dedicado a la Virgen del Rosario (que no es el actual). Además, la iglesia posee numerosas alhajas, una cruz de plata, múltiples prendas litúrgicas y “dos libros de pargamino (sic) modernos para el coro”.

Posiblemente las obras principales de la iglesia se llevaron acabo a lo largo del primer tercio del siglo XVI, si bien en 1610 se observan unas cuentas acerca de las obras de las gradas del altar y de la portada de la iglesia, transporte y colocación de sus piedras y puertas de madera, cuya clavazón corresponde a un herrero de Checa.


De la época de las primeras obras de la iglesia datan tres de los retablos conservados. El primero y más celebrado, es el de San Juan, en el que aparecen sus donantes (acaso Pedro Malo de Motos y su mujer). Se trata de un retablo plateresco constituido por tablas pintadas con técnica mixta (óleo/temple) al estilo del prerrenacimiento, y cuyas trazas parecen vinculadas a la autoría del maestro de Rueda de la Sierra. De la misma época y fsan juanactura es el retablo de la capilla de la Epístola, modificado en el siglo XVII con la colocación de una imagen de bulto de la Virgen de la Rosa; también se trataba de pintura sobre tabla con técnica de óleo y temple. Asimismo se conservan partes (predela y tablas laterales) de este mismo estilo y técnica en el retablo de Nra. Sra. de la Asunción, imagen vestidera muy posterior.

El retablo mayor está dedicado a la Cátedra de San Pedro, y data de mediados del siglo XVII. En el Libro I de Fábrica se señala que el “retablo mayor de esta Parrochial del Sr San Pedro del lugar de Motos, lo concertó el Ldo Pedro López Malo de León, Retor (sic) de dicha Parrochial, con Pedro Castillejo, vecino de la ciudad de Sigüenza, en diez mil reales de vellón, puesto y asentado, y después se tasó la obra que tinía (sic) más de lo concertado, por Juan Fenández, vecino de la Ciudad de Teruel, y oficial y maestro de dicha obra en catorce mil reales, el año de 1658 a 16 de febrero, siendo Retor el Ldo Antonio López Malo y Juan López Plaça, fabriquero de dicha iglesia; y se obligaron a pagar cada un año cinquenta fanegas de trigo a 18 reales cada fanega asta (sic) que dicha obra se acabara de pagar”.

El contrato con el escultor y ensamblador Pedro Castillejo, debió de hacerse mientras éste trabajaba en el retablo de Alustante (1644-48) o quizá en el de Orihuela, en el que también participó. Asimismo se encuentra como artífice de retablos en Arbacón, Tordesilos, Alcoroches, Monterde, San Juan de Atienza, Solanillos, Torremocha del Campo, El Casar de Salamanca, etc.

Aunque no se especifica su función, en 1657 se encuentra un pago a Cristóbal Lezcano, vecino de Molina, casi sin duda relacionado (¿padre?) con Ignacio y Pedro Lezcano, encargados de, entre otros, el dorado del retablo de Santa María del Conde de Molina (1697) y del de Torrubia (1714).

Aparte de estos retablos, posee otros de interés, como el de Ntra. Sra. del Pilar (siglo XVII), donado por D. Jerónimo Villanova y Ontanilla, rector de Motos y, al parecer, fraile dominico; el de San Ramón Nonato (s. XVIII) con un interesante lienzo de la Virgen del Tremedal como ático; y el dretablo mayore Ntra. Sra. del Rosario. En 1725 se funda en Motos la Cofradía del Santo Cristo, no obstante, tanto la factura de dicho Cristo como el retablo en el que se encuentra parecen anteriores a esa fecha, pudiéndose tratar de obras del siglo XVII.
La torre parroquial data del siglo XVI, está construida en un solo cuerpo y posee seis vanos para campanas. Tenía puerta de arco apuntado para acceso exterior, hoy condenada. Pese a que a fines del XVI parece terminada, la torre tuvo todavía algunas obras en 1617, correspondientes al solado de madera y construcción de unas escaleras nuevas.

Como se dice más arriba, a fines del siglo XVI ya poseía dos campanas que, refundidas una y otra vez, han llegado hasta la actualidad. La campana mayor está dedicada a San Pedro y en su tercio aparece la siguiente inscripción: SE FUNDIO EN SIGUENZA/ POR LOS COLINA/ SIENDO ECONOMO D MANUEL TARIN Y/ ALCALDE D LIBORIO MAR/ TINEZ LOPEZ AÑO 1922. Del mismo modo, en el tercio de la campana pequeña aparece inscrito: MARIA AÑO 1912.

En la fachada meridional del templo parroquial aparece un amplio atrio con dos puertas de acceso -a saliente y poniente- con sus respectivas escalinatas, destinado en lo antiguo todo él a cementerio, el cual, con anterioridad a la construcción de la Casa del Lugar, sirvió también de lugar de celebración de concejos. En 1610 ya se habla de este espacio, para el que se encargan y pagan una viga y una piedra “para el dintel de la puerta del ciminterio”. No obstante, las portadas y escalinatas actuales datan de 1760 y 1764. Hay que señalar que, aunque se dejó de enterrar en todo lo que hoy es el atrio, en la parte alta de este espacio se conservó un apartado destinado a este uso.