ubicación
geología
historia
arte
urbanismo
fiesta

volver a alustante.




geología

El término de Motos se encuentra formado fundamentalmente por depósitrocas calizasos de calizas y margas de origen jurásico con abundante fauna marina fosilizada. Tradicionalmente, las calizas, margas gris-azuladas, amarillentas y calizas margosas han sido utilizadas como material para la construcción de viviendas y la elaboración de cal.

Este tipo de materiales dan lugar en ocasiones a la formación de fenómenos cársticos, como la dolina en embudo denominada El Hoyón, ubicada al noreste del término y asociada a una red de dolinas cercanas como las del Torrejón (Orihuela), Ródenas y Pozondón. También se encuentran algunas dolinas de cubeta en el área de Las Celadas; se trata de formaciones con pendientes poco pronunciadas cuya superficie ha sido aprovechada para la labor.

Existe una mancha de Cretácico, con materiales arenosos (arenas facies Utrillas) en el área de Las Cabezadas, 
La Loma Alta, La Corredera y Los Arenales. Por último, cabe destacar una estrecha franja del Cuaternario formada por depósitos aluviales y coluviales en el área de El Campillo, Los Cañadizos y El Cebadal.

Capa vegetal, cultivos y aprovechamientos tradicionales.

Pese a su pequeña extensión, con respecto a pueblos vecinos, tanto sus áreas de labor como sus pastos han poseído tradicionalmente una buena calidad, especialmente éstos últimos, que daban lugar a una afamada y fina carne de oveja y cordero. Exceptuando unas 23 Has del término consideradas improductivas (casco urbano, caminos, construcciones diseminadas, peñascales, etc.), el 21,29% del término está dedicado a cultivo, mientras que el 77,98% se trata de pastizal/matorral.

Por lo que respecta al cultivo, tradicionalmente se ha tratado básicamente de una producción de secano: trigo, cebada, centeno y avena;
el hoyón. algunas legumbres como garbanzos y lentejas; yeros y patatas; y en menor medida fruta y hortalizas. Por lo que respecta al pastizal/matorral, abundan especies como la chaparra o sabina rastrera (Juniperus communis ss.pp. nana), enebro (Juniperus communis communis ss.pp. hemisphaerica), tomillo (Thymus vulgaris), aliaga (Genista scorpius) y el espliego (Lavandula latifolia), entre otros. Precisamente, la recuperación del matorral de sabina rastrera, como avanzadilla de un monte mayor, ha hecho que el término de Motos haya sido declarado recientemente Lugar de Interés Comunitario (LIC).

En el siglo XVIII poseía dos deh
esas denominadas Cerrillosa y Cabezalloso; actualmente ésta última es considerada Monte de Utilidad Publica (153 del Catálogo), habiendo conservado el significativo nombre de “Dehesa Boyal”, con 666 Has. Estas dos dehesas, a parte de servir para el pasturaje de los animales de labor y ganadería mayor, en ocasiones, eran alquiladas por el Concejo de Motos a los grandes ganaderos molineses, lo cual proporcionaba ingresos a la institución local.

La ausencia de monte alto desde al menos el siglo XIV queda demostrada por la documentación medieval conservada en el Archivo Municipal de Orihuela (Pergs. 0.3), en el que existe un pleito fechado el domingo 4 de septiembre de 1347 en Cañalasardas entre los vecinos de Motos y de Orihuela. En este documento se observa la necesidad de pastos de los vecinos de Orihuela que invadían las dehesas de Motos, y la necesidad de leña por parte de los vecinos de éste pueblo.

De este modo, entre otras cosas, se acordó que “los que tomados fueren faziendo leña en las defesas del Caxigar e del Villareio de Oriuela, que por cada vez que tomados fueren, pechen por pena, de dia tres sueldos, e de noche quatro sueldos”. Con todo, una sabia combinación de pasto y enebro permitía que las dehesas de Motos mantuvieran un matorral suficiente para mantener pastos frescos, mientras que el aprovisionamiento de leña se hacía por medio del aprovechamiento de chaparras y enebros del término, y de leña de pino de Sierra Molina, donde Motos, como el resto de los pueblos del Señorío, tenían derecho de pasturaje y leñas.

Por lo que respecta a las áreas de labor se encuentran distribuidas en cañadas, vegas y collados más o menos anchos como la Cañada de la Serna, los Cañadizos, el Collado, o la vega que
longueras.se extiende desde las Cerradas del Pozo a Unterrón. Es destacable –y muy interesante para observar tanto las técnicas de cultivo como la distribución de la propiedad en el pasado- que en estas áreas la parcelación suele estar constituida por pedazos muy estrechos y largos (longueras), en el pasado labrados con bueyes y repartidas en herencias a partes iguales, lo cual aún las iba haciendo progresivamente más estrechas.

En otras ocasiones se aprovecharon áreas en forma de tablas como las llamadas Tablas de Tomás, u otras muchas claramente rozadas en tiempos pretéritos. También se aprovecharon como áreas de labor algunas dolinas de cubeta, aquí llamadas celadas y hoyas, cuya superficie posee un suelo apto para el cultivo de cereal, es el caso de las Celadas de Coria, de Enmedio, y del Tío León, así como la Hoya de Cerrillosa.

El término de Motos, como en tantos otros pueblos, estaba dividido en dos añadas, tablas o pagos llamadas popularmente la añada “de Cerca”, al poniente, y la añada “de Lejos”, al saliente. Por supuesto, estos nombres se habían establecido en función de la distancia al núcleo del pueblo que dividía una de otra. El sistema de año y vez permitía que, mientras descansaba una añada, en ella se diese el pasturaje de ganado; esto suponía que la otra añada estaba sembrada, y por lo tanto vedada al ganado. Una vez alzadas las mieses, el ganado comenzaba a pastar en las rastrojeras de la añada vedada aquel año, mientras que a las pocas semanas, cuando se comenzaba a labrar la añada que había descansado ese año, se pasaba a pastar sólo en la añada que tocaba no cultivar aquel año.

Como ocurría en otros lugares de Molina, Motos también poseía un ejido, es decir, un área cercana al pueblo destinada al pasturaje de ganado menor; este espacio, ubicado al norte de la población, fue parcialmente roturado (concretamente en el área llamada de Las Pradejas) en 1778 con el fin de distribuirlo equitativamente entre los vecinos necesitados de huertos, lo que permitió que en Motos se incrementara la producción de hortalizas y legumbres regadas con agua de pozos.