ubicación
geología
historia
    el escudo
    caballero de motos
arte
urbanismo
fiesta

volver a alustante.




historia

villar viejo
Motos pudo surgir, tal vez, como una pequeña aldea fortificada tras la reconquista de los territorios de Molina y Albarracín. Su nombre sugiere el emplazamiento en una “mota” o cerro, defendido por algún tipo de edificio defensivo, como fue el caso efectivamente. Por otro lado, hay que tener en cuenta que en el término de Motos existe un paraje denominado Villar Viejo, quizá haciendo referencia a algún conato poblacional surgido en la repoblación del territorio y que desde luego no fraguó. En este caso, sólo la arqueología podría determinar la antigüedad de ese posible asentamiento.

Aparte de Villar Viejo, muy cerca de mojonera de Orihuela existió una masía denominada Santa María que todavía en el Diccionario de Madoz, a mediados del siglo XIX, se hace eco de su existencia. Aunque en los últimos siglos fue propiedad particular, existen tradiciones locales que hablan de la existencia allí de un pequeño cenobio femenino.

No obstante, se tiene una noticia recogida por el erudito Collado (s. XIX) sobre el traslado al convento de Trinitarios Descalzos de Royuela, de la imagen de la Virgen de los Dolores proveniente de “la Casa llamada Santa María de Motos por el Padre Fr. Aparicio, ministro de Valencia y fundador de este convento [de Royuela] en el año 1270”. Hasta hace no mucho se conservaba memoria de haber estado habitada, mostrándose en la actualidad los arranques de los arcos de acceso a distintas dependencias del edificio, entre ellas lo que parece ser una capilla.

El Lcdo. Núñez, quien fuera vicario de Molina a finales del siglo XVI, señala que Motos fue “diferente de los otros [pueblos] de Tierra de Molina porque, con ser del suelo de Molina y de su jurisdizion en lo secular, es en lo eclesiástico del reino de Aragón y pertenece su yglesia con sus diezmos al obispo de Albarracín desde su fundación y, aun, con los frutos que allí cojen y los trahen a el lugar de Alustante se ha dado por aora sentencia que se diezmen en Motos para los que allí tiene sus partes”.
convento de santa maría.
La razón de esta dualidad que se prolongó hasta el año 1956, en que se integra en la actual Diócesis de Sigüenza y Guadalajara, la explica Almagro Basch entendiendo que Motos pudo haber sido en principio una posesión de los Azagra, señores de Albarracín, y que, al pasar por alguna razón quizá política al suelo de Molina, hubiese quedado como enclave eclesiástico de Albarracín. Este hecho, junto a la cercanía del camino que unía Albarracín y Molina, hizo que, como queda dicho, Motos se convirtiera en medianedo o lugar a propósito para acuerdos entre ambas partes, instituyéndose en 1366 como puesto de peaje para los vecinos de Albarracín que deseaban ir a vender a Molina mercadurías y ganado.

Antes del intento de señorialización que protagonizó el caballero Beltrán de Oreja, y tras su retorno al realengo, Motos siempre participó en los asuntos de la Comunidad de la Tierra, ocupando sus representantes el undécimo asiento de la sexma de la Sierra en las Juntas Generales que se celebraban en Molina anualmente.

En la actualidad es pedanía de Alustante, tras el proceso de fusión voluntaria entre ambos pueblos, cuyo expediente se inicia con las sesiones de los Ayuntamientos de Motos y Alustante de 2 y 6 de noviembre de 1968, respectivamente, en las que se acuerda por unanimidad el inicio de los trámites. El proceso finaliza con la publicación en el B.O.E. (24-II-1970) del Decreto 448/1970 de 12 de febrero, por el que se aprobó dicha fusión. En este Boletín también se publican las fusiones de Rueda y Cillas, y de Anguita, Santa María del Espino y Villarejo de Medina (Guadalajara)