Escudo de Alustante



A ventregadas. (02/10/2013)

A ventregadas: Locución que expresa la dificultad o resistencia de algo o alguien para llevar a cabo una acción.

En el habla local se pierde la d de ventregadas, quedando ‘a ventregás’.

Ej.: “Fui a la oficina de Guadalajara a por un papel y al final me lo hicieron a ventregás”.

Casquera. (17/09/2013)

Casquera: (De cascar) f. Conversación habitualmente larga.

No tiene por qué, pero en ocasiones se le asigna un matiz peyorativo, es decir, una conversación molesta para terceros.

El que interviene en la casquera, el que, por lo tanto, habla mucho, es denominado cascarrón.

Ej.: “Estuvieron de casquera en mi ventana hasta las tantas, son un par de cascarrones”.

Zorrizonga. (10/09/2013)

Zorrizonga. f. Comida, merienda o cena entre amigos.

En el habla local esta palabra suele tener un matiz de exceso.

Ej.: “Esos siempre andan de zorrizonga, cualquier día les dará un tozolón”.

Turumbesca. (13/08/2013)

Turumbesca. f. Tormenta, tronada. Parece tratarse de una forma onomatopéyica que reproduciría los truenos.

Ej.: “Esta mañana pica el sol, milagro será no haya turumbesca esta tarde”.

Refitolear. (06/08/2013)

Refitolear. 1. tr. Curiosear y entretenerse en cosas de poca importancia (DRAE).

Asimismo, se presenta como sinónimo de olismear (golismiar). En el habla local se cierra la e anterior al tema de infinitivo, haciendo aproximadamente refitoliar.

Ej.: “Cada vez que entra en mi casa se pasa el rato refitoliándolo todo”.

Ñáñaras. (30/07/2013)

Ñáñaras. f. Parece usarse sobre todo en Hispanoamérica como sinónimo de ‘malestar intestinal producido por el miedo’, e incluso como ‘hemorroides’.

Usado siempre en plural y en sentido figurado, en el habla local hace referencia a una situación extrema en la que alguien trata de abusar de otro.

Ej.: “Tenía mucho dinero, pero el banco le sacado hasta las ñáñaras”.

Abuelo, la. (23/07/2013)

Abuelo, la. (Del latín vulgar aviolus) m. y f. Aparte de las acepciones recogidas por el Diccionario de la RAE, se denomina así en el habla local a los suegros.

Ej.: “Mi abuelo es el padre mi marido”.

Chilanco. (09/07/2013)

Chilanco. m. Charco de pequeñas dimensiones, a menudo artificial, que se hace para rebalsar el agua con el fin de recogerla con recipientes con mayor facilidad.

Ej.: “Con el chilanco que se ha hecho en el royo se coge mejor el agua”.

Apencar. (2/07/2013)

Apencar. (De penca) Intr. Apechugar, afrontar una situación o responsabilidad difícil.

Ej.: “Estamos viviendo una época muy mala, pero hay que apencar con lo que nos toque”.

Arlo. (25/06/2013)

Arlo. m. Arbusto de la familia de las berberidáceas.

En el habla local zarza, si bien es común denominar a dicho arbusto zarza arlera. Asimismo, el arlo propiamente dicho es la flor amarillenta que da lugar a un fruto rojizo; ambos, flor y fruto, solían comerse.

En la pronunciación de esta palabra se producía tradicionalmente una metátesis (cambio de lugar de los sonidos) de modo que era fácil escuchar alro por arlo.

Ej.: “En primavera florecen lo arlos”.

Arrodillé. (11/06/2013)

Arrodillé. (De rodilla y a su vez del latín rotela, diminutivo de rota rueda) m. Arrodillamiento, genuflexión, acción de arrodillarse.

Es una palabra curiosa de raíz claramente castellana a la que se dota de una terminación falsamente francesa, acaso por resultar pretendidamente más elegante en épocas pasadas.

Los arrodillés se observan en ceremonias como el encuentro del Niño de la Bola con la Virgen de la Soledad la mañana de Pascua o en las reverencias a la Virgen de la Natividad por parte de los abanderados, siempre en número de tres en el primer caso, y seis (de aproximación y regreso) en el segundo.

Metafóricamente se habla de hacer el arrodillé cuando alguien se resbala en el hielo sin caer del todo.

Ej.: “Antes de bandear la bandera se hacen los arrodillés”.

Llueca. (05/06/2013)

Llueca. (De la onomatopeya cloc, del latín clocca). f. Clueca, referido sobre todo a gallinas, ave que está empollando huevos o criando pollos.

Aunque está admitida en el DRAE, en el habla local se prefiere exclusivamente a clueca. Aunque originalmente se trata de un adjetivo (gallina llueca), la palabra acaba sustantivada.

Ej.: “Recoge la llueca que viene la zorra”.

Legona. (21/05/2013)

Legona. (Del latín ligo, -onis). f. Azada, legón.

Destacamos esta palabra, no recogida por el DRAE, por su uso en Alustante y buena parte de la comarca de Molina exclusivamente en género femenino.

Ej.: “Se bajó al huerto con la legona al hombro”.

Harreñal. (14/05/2013)

Harreñal. (De herrén, y a su vez del latín vulgar ferrago, -inis, y del latín farrago, forraje de de avena, cebada, trigo, centeno y otras plantas que se dan (en verde) al ganado DRAE). m/f.

Así pues, sería un cercado de piedra en el que se siembra forraje. Se documenta en 1502 entre las propiedades de la Iglesia “un ferreñal” en Cirujeda.

Bien por la raíz latina farrago, bien por la evolución de la palabra en lengua romance, la e de la primera sílaba se abre en a, dando harreñal. En cuanto a su género se duda entre el masculino y el femenino, de modo que se habla de /l’harreñal/.

Ej.: “Tengo sembrado pipirigallo en l’harreñal”.

Ainas. (7/05/2013)

Ainas. (Del latín vulgar agina, de agere, hacer) Adverbio de cantidad. Se puede sustituir por casi no o por poco.

En el DRAE se encuentra aína, con el mismo significado, si bien en Alustante (posiblemente por importación de las hablas meridionales) la palabra se termina en s y se diptonga.

Ej.: “Se fue de paseo por la mañana y ainas llega a cenar”.

Cachapazo. (23/04/2013)

Cachapazo. m. Gachapazo. Según el Diccionario de la RAE, se define como costalada o caída violenta. Figuradamente se emplea también para denominar al proceso degenerativo que ha sufrido un enfermo, un anciano, o incluso una cosa.

La sustitución de la g por la c y viceversa, en el habla local, es relativamente frecuente en palabras como gabina (por cabina), carlanga(por carlanca) o realenco (por realengo).

Ej.: “Fulanito a pegao un cachapazo desde que se puso malo”.
Ej.: “Cuando subía al monte me di un cachapazo con la rama de un pino”.

Frito. (16/04/2013)

Frito. (Del participio irregular del v. freír; latín frictus). Conserva a base de productos cárnicos fundamentalmente de cerdo: costillas, lomo, chorizo, longaniza.

Suele prepararse friendo las viandas previamente curadas y posteriormente metidas en aceite un recipiente de barro o cristal.

En Alustante, si bien su preparación se llevaba a cabo en invierno, existía la costumbre de "empezar el frito", es decir comenzar a comerlo, en la letanía de San Roque, el día anterior a la Ascensión (mayo-junio).

Ej.: “Para la letanía de San Roque empezaremos el frito”.

Arbollón. (02/04/2013)

Arbollón. (Del mozárabe [al] balla’on como aumentativo de la palabra árabe balla’ah) m. Gatera, hueco de las puertas antiguas dejadas originalmente para la entrada y salida de gatos de la casa, así como para dejar escondida la llave de la casa.

Solía poseer una pequeña compuerta interior que permitía cerrar el hueco.

Ej.: “Se le comieron los gatos el frito por dejarse el arbollón abierto”.

Buje. (26/03/2013)

Buje. (Del latín buxus) m. Planta arbustiva de la familia de las Buxáceas, hoja perenne, lanceolada y redondeada de color verde oscuro.

El arbusto, según las zonas, suele alcanzar los 4 m de altura. Se encuentra en el curso alto de la ribera del Tajo, pero también en algunos otros arroyos y ramblas, tales como los localizados en los términos de Piqueras y Traíd, donde se ubica la casa fuerte de la Bujeda, de origen medieval.

Es popular en la mayor parte del territorio comarcal por emplearse el Domingo de Ramos en los actos litúrgicos del día, acaso por una cierta semejanza de sus hojas a las de algunos tipos de olivo. En la creencia popular se suele poner en rejas y balcones para proteger de las tormentas. Asimismo, con los ramos de buje que sobraban de la bendición era costumbre hacer la ceniza para el Miércoles de Ceniza posterior.

Ej.: “La madera de buje es buena para hacer cucharas de palo”.

Cal (o cale) (20/03/2013)

Cal (o cale): (del aragonés caler) v. tr. Ser necesario, ser menester.

Es utilizada ya exclusivamente en las formas cal o cale (antiguo presente de indicativo) en perífrasis y en sentido negativo, es decir: no + cal + verbo o no+ cal + que + verbo.

Ej.: “Pa no hacer na, no cal que vengas” o “No cale venir pa no hacer na”.

Balduendo (13/03/2013)

Balduendo: (De origen incierto, aunque se propone baldo, descuidado, ocioso. P. J. del Real y J.M. Sánchez. Diccionario del habla de la provincia de Ciudad Real (2006)). adj. Persona vagabunda y errante, que callejea.

Puede ser utilizado como sustantivo: ir balduendo. Por extensión se aplica a animales sin amo.

En Alustante se utiliza fundamentalmente con este último sentido.

Ej.: “Con la crisis cada vez hay más animales balduendos”.

Morciguillo (05/03/2013)

Morciguillo: (Del latín mus, muris, ratón y caegus, ciego) m. Murciélago (DRAE).

Se trata de una palabra en franco retroceso, si bien utilizada habitualmente hasta hace pocas décadas en Alustante.

Ej.: “Con el buen tiempo salen los morciguillos por la noche”.

Gozne (26/02/2013)

Gozne: (Del francés antiguo gonz) m. Pieza metálica que se clavetea a un puerta como refuerzo de las bisagras o los quicios de las puertas.

Ej.: “Las puertas viejas conservan goznes muy antiguos”.

Pairón (19/02/2013)

Pairón (o peirón): (De origen incierto) m. Pilar de piedra o ladrillo dedicado a uno o varios santos, a aspectos cristológicos o marianos, o a las ánimas del purgatorio, rematado por una cruz de hierro o piedra.

Suele hallarse en las entradas/salidas de los pueblos o los cruces de los caminos más próximos a lugares habitados, como elemento votivo y/o protector frente a las adversidades.

De etimología muy discutida, esta palabra parece extenderse por buena parte de la geografía de cultura aragonesa con ambas formas (pairón/peirón), si bien se encuentran vocablos muy próximos en lenguas romances referidos a éstos u otros pilares y monumentos edificados con distintos propósitos: peiró (Maestrazgo), perió (sur de Cataluña), pedrão (portugués), peiron (occitano), perron (francés), petrone (italiano) (Corominas).

En Alustante, se encuentra documentada la existencia de un pairón (posiblemente el de San Roque) en un inventario de bienes del concejo en 1699: ‘Más un huerto donde dizen El Pairon’.

Hubo otro en la salida hacia el camino de Molina hasta la década de 1970 dedicado a San Sebastián y posiblemente otro más en las proximidades del pueblo, demolido con la construcción del camino vecinal de Alcoroches en los años 1930.

Abatujar (11/02/2013)

Abatujar. (Del latín battuculare) v. transitivo. Revocar, volverse el humo de la chimenea.

En su sentido etimológico vendría a significar golpe, en este caso de viento, que hace que revoque el humo. Sin embargo, suele utilizarse también como v. intransitivo impersonal para referirse en general al tiempo ventoso o de ventisca.

Ej.: En el contexto de un día de viento: “Paice que abatuja”.

Pispajear (29/01/2013)

Pispajear. (De pispajo) v. intransitivo. Corretear, andar de calle en calle y de casa en casa.

Habitualmente pronuncia /pispajiar/ y /pispajiando/ o muy similar, con la –e- de las desinencias de la primera conjugación de infinitivo y gerundio tendente a ser cerrada.

Ej. “No entra en casa, está to’l día pispajiando”.

Mallo (22/01/2013)

Mallo. (Del latín mallus) m. Mazo o martillo de grandes dimensiones utilizado en las fraguas para golpear el hierro o en las obras para derribos.

Se trata de una palabra usada fundamentalmente en Aragón, si bien algunas lenguas y dialectos romances conservan el parentesco con esta palabra: mallu (asturiano), maglio (italiano), malho (portugués).

Ej.: “S’hizo mal en una pierna cuando se dio sin querer con el mallo”.

Nevusquear (15/01/2013)

Nevusquear. (Del despectivo nevusca [nieve (lat. nivis) y –usca]) v. intransitivo impersonal. Caer nieve en poca cantidad y con copos pequeños.

Comúnmente el infinitivo y gerundio se pronuncia /nevusquiar/ y /nevusquiando/. El DRAE recoge nevisca y neviscar, si bien en el habla local no se usa el sustantivo nevusca, de donde procedería esta palabra.

Ej.: “M’ hi asomao a la ventana y hi visto que está nevusquiando”.

Royo (08/01/2013)

Royo. (Del latín altomedieval hispánico arrogio, que en romance dio roigo, roio, royo) m. Arroyo.

En la Sierra se encuentra esta palabra en textos del siglo XV, también en el siglo XVI y siguientes se halla en la documentación local, y se ha mantenido en el habla popular y en la toponimia menor.

Ej.: “Cayó una tronada y el royo de los huertos bajaba en haro”.

Ansa (02/01/2013)

Ansa. (Del latín ansa) f. Asa. Parte que sobresale del cuerpo de una vasija (DRAE).

Se trata de un aragonesismo que se ha conservado sobre todo en el habla local de Motos.

Ej.: “Coge la otra ansa del bantasto, que va muy cargado y no puedo solo”.

Coscorreta (26/12/2012)

Coscorreta. (De origen incierto, acaso prerromano). f. Instrumento de percusión compuesto de lengüetas de madera con el que la comparsa del ayuntamiento fingido de los Inocentes de Alustante hace saber su proximidad por las calles, e incluso con el que sus jóvenes componentes llegan a golpear a los transeúntes cada 28 de diciembre.

En catalán existe la palabra coscorra, que es un cascabel o cencerro para ovejas o mulas. Nótese el diminutivo en -eta, no del todo infrecuente en el habla de la comarca de Molina. En todo caso, puede tratarse también de una palabra onomatopéyica, creada por aproximación al sonido que produce al ser golpeado el instrumento o golpear con él.

Existía la expresión "dar de coscorreta", es decir, dar, pegar con ella. Ej.: Puesto en boca de los Inocentes durante la cuestación casa por casa: "Si no nos das algo te daremos de coscorreta".

Colodra (18/12/2012)

Colodra. (De origen incierto, acaso prerromano). f. Recipiente de cuerno, muchas veces decorada con grabados.

Tenía varios usos, aunque casi siempre como contenedor de líquidos. En ella se metía la lima mientras se segaba o dallaba para mantenerla húmeda y dispuesta para afilar la hoz o la dalla.

Vara (12/12/2012)

Vara. (Del latín vara, travesaño). f. Medida antigua de longitud que equivalía en Castilla a 0,835905 metros y se componía de 2 codos (418 mm), 3 pies (278,6 mm) y 4 palmos (208,9 mm).

Aunque comienza a implantarse en España en 1849, se estuvo legislando sobre la necesidad de unificar medidas hasta principios del siglo XX, por lo que es posible que se utilizara hasta esa época en estas tierras.

Miñano en su Diccionario Geográfico (1826) dice sobre Alustante: “Hay en la torre de su iglesia una escalera de caracol de 20 varas de alto; obra magnifica de piedra de sillería que parece de jaspe, y no hay otra de mas mérito en España”.

(La) Fantasma (27/11/2012)

Fantasma (La). (Del latín phantasma y del griego f??tasµa /fantasma/). f. Fantasma. En el habla local de Alustante, hasta hace no mucho, esta palabra tenía la particularidad de poseer género femenino.

En el "Atlas lingüístico de Castilla-La Mancha" (Actas del I Congreso Internacional de Historia de la Lengua Española, Madrid, Arco-Libros,1988, pp. 1461-1480), en Checa y Villel de Mesa se recoge esta singularidad. En este último pueblo también se recoge pantasma, que asimismo se encontraba en Alustante, acaso por influencia aragonesa (Borao, Gerónimo. Diccionario de veces aragonesas, Zaragoza, 1859, p. 214), aunque esta variante también se encuentra en las hablas meridionales.

El Lcdo. Núñez en su Archivo de las cosas notables desta villa de Molina (finales del siglo XVI) dice: "una noche aquella fantasma entró en su aposento con tenerle bien zerrado y le apagó la candela y se le metió debajo de la cama y tornándola a encender". Nótese en esta cita, sin embargo, el leísmo tenerle referido a aposento, uso gramatical nada propio del habla del territorio del Señorío, acaso adquirido por Núñez durante sus estudios en Alcalá.

TRASPONER (12/11/2012)

TRASPONER o transponer (Del latín transponere) verbo transitivo. Trasladarse una persona o animal de un lado a otro o a través de un espacio.

Habitualmente se emplea en un sentido que denota sorpresa o admiración, bien por la distancia o por lo extraño del trayecto. De este modo difiere en matiz de la 1ª acepción que ofrece el DRAE (Ver transponer), pues en el uso local es la persona o cosa (semoviente) la que se traslada por sí misma.

También difiere de la 3ª, pues aunque está próxima al sentido con el que aquí se usa, el verbo no se utiliza antepuesto a un complemento directo (trasponer algo) sino a un complemento circunstancial de lugar (trasponer a+ lugar de destino; trasponer por+ lugar de trayecto).

Ej.: "Se perdió en el monte y traspuso a Orihuela por Valdefuentes".

MARGARITA (05/11/2012)

(Del latín margarita y del griego /margarites/). f. Bizcocho redondo y pequeño presentado en un molde de papel rizado. Magdalena.

Parece tratarse al tiempo de una metáfora (cambio semántico por semejanza), de un tipo de metonimia (se altera la denominación de una cosa por la proximidad de otra), además de una sinécdoque (se toma el todo por la parte); es decir, el papel de molde, que figuradamente sería la 'margarita' por semejanza a la flor del mismo nombre, designaría al mismo tiempo al bizcocho y al conjunto del producto de repostería (papel y bizcocho).

Ej.: "Cuando vayas al horno merca (compra) una bolseta de margaritas".

TURBIÓN (29/10/2012)

(De turbio) m. Aguacero con viento fuerte, que viene repentinamente y dura poco (DRAE).

También en sentido figurado se aplica a la abundancia de personas o de cosas en un determinado espacio. En Alustante su uso se encuentra en claro retroceso, por eso hemos querido traerla para utilizarla esta semana.

Ej.: "De repente apareció en el cielo un turbión de palomas.

RICIO (21/10/12)

(Del latín recidivus, renaciente) m. Aragón. Campo que se siembra aprovechando las espigas que quedaron sin segar, bien golpeándolas o bien dando una labor de arado (DRAE). En Alustante se utiliza sobre todo en plural para denominar, en sí mismos, a los brotes que salen espontáneamente entre el rastrojo de la cosecha anterior.

Palabras derivadas: riciado. adj. Navarra. Campo sembrado de este modo; ricial. m. Castilla y Navarra. Campo de ricios; riza. f. Castilla. Rastrojo de alcácer; rizal. m. Granada. Campo de ricios. (GARCÍA DE DIEGO, Vicent. Diccionario etimólogico español e hispánico, Espasa-Calpe, M. 1985, pp. 352-353.).

Ej.: "Con las aguas de estas semanas han brotado los ricios en las restrojeras".

MIZCLE (14/10/12)

(De or. inc.). m. Seta comestible de color anaranjado a verde del género Lactarius.

En el DRAE 'mízcalo'; también existe la variante 'níscalo' en gran parte de Castilla. 'Rebollón' en Aragón y partes de Valencia, por lo que se ha impuesto en el habla local de Alustante en los últimos años sobre 'mizcle', que tiende al desuso.

La palabra mizcle parece extenderse por buena parte del Sistema Ibérico castellano: Señorío de Molina, Soria y La Rioja.

Ej.: "Si sigue lloviendo, este otoño saldrán mizcles en el Costal de la Corza".